18 de abril de 2010

"Who's gonna pay attention to your dreams?"

Esperaría que no te asuste este instante de sinceridad... mi corazón, vomita su verdad. Es que hay una guerra entre dos por ocupar el mismo lugar, la urgencia o la soledad. La soledad fue tan sombría qué... no te dejó encontrar tu naturaleza divina. La urgencia ganó esta vez, dispuesta a penetrarte... prepotente y altiva.

Por la noche la soledad desespera, por las noches la soledad desespera y por las noches la soledad desespera, por las noches la soledad desespera. Espera por tí, espera por él, espera por mí también... por aquel.

Mis condolencias sujetan mi alma a una brutal represión, esperando apaciguarse. O confía en el paso del tiempo como otra solución, para encontrar la calma. Pero te pone loco en las noches, rogando entrar en los confines más oscuros. Después te arrodillás ante el amor maternal, suplicando ternura.

Por las noches la soledad desespera, por las noches la soledad desespera, que por las noches la soledad desespera, por las noches la soledad desespera. Espera por tí, espera por él, espera por mí, también por aquel. Espera por tí, por él, espera por mí, también por aquel.

¿Y qué hace éste angelito ahora a las 6 de la mañana, subida al mástil de este naufragio? A ver si alzando las copas foragidas viene un cielo de enfermeras para lamer sin asco las heridas... de amor.

Por las noches la soledad desespera... A ver si viene del cielo una enfermera del amor. Por las noches la soledad desespera...